Archivos Mensuales: octubre 2018

Un #chalet independiente en dos plantas, acondicionado para sacar el máximo partido de la vida en la #casa y del disfrute de la #parcela. En la #urbanización Campo Charro, Salamanca. ¡Visítalo!

compra 91 00

 

De 183 metros cuadrados útiles, con una parcela de 1.250 metros, se vende por 230.000 €.

Construido en 1988, se distribuye en plantas principal y primera:

  • principal: garaje para un coche, amplio salón con chimenea, gran cocina con salida a porche cerrado y un baño;
  • primera: cuatro dormitorios y un baño.

Con jardín consolidado de riego automático, árboles frutales y leñero de 10 metros.

Los servicios son individuales de gasóleo y los gastos de comunidad, 50 € al mes. Las zonas comunes disponen de piscina, zonas deportivas, área infantil, seguridad privada y videovigilancia.

Más información y fotografías: http://inmob3966.client.inmofactory.com/es/buscador?detailid=15608089

(Referencia: 3158)

Inmobiliaria Metroútil
Avda. Portugal, núm. 73
37005 Salamanca
923 61 01 41
borja@metroutil.com

 

Alquiler, venta, habitabilidad

Inmobiliaria Metroútil.

 

Septiembre inmobiliario en Salamanca es mes del alquiler y, hacia sus fechas finales, también el mes de la mudanza de los arrendatarios a sus viviendas alquiladas, una mudanza que continúa en los primeros días de octubre.

Los inquilinos en la capital charra son en su mayoría estudiantes y, desde mayo y junio, van buscando y encontrando vivienda para los meses escolares y académicos de 2018-2019; también en septiembre la búsqueda continúa, pues no son pocos quienes lo han dejado para estas fechas.

¿Cuáles son las claves para alquilar una vivienda a la persona adecuada? Todos los propietarios querrían saber la respuesta a esta pregunta, ¿verdad?, pero, antes, ¿cómo describiríamos a ese arrendatario adecuado? Estaríamos de acuerdo en que sería la persona que se encuentra a gusto en la vivienda y que responde de sus obligaciones como inquilino, principalmente, cuidar el inmueble, abonar la renta y ser uno más en la convivencia vecinal.

Y por parte del arrendador, ¿cuál sería el adecuado? Como dicen en las películas, «no es nada personal», ya que no hay buen arrendador si la vivienda no es habitable. Por habitabilidad podríamos entender un aceptable estado de la construcción y de las instalaciones, e incluso limpieza del inmueble y también higiene, como el cambio de colchón de las camas si se trata de una vivienda amueblada en alquiler. Pero, más allá del sentido común y del criterio de cada persona, ¿qué nos dice la normativa sobre habitabilidad? Vamos a refrescar lo principal.

 

La cédula de habitabilidad

El carácter «habitable» de una vivienda queda acreditado por la cédula de habitabilidad que otorga la Administración competente según establezca cada Comunidad Autónoma: el Ayuntamiento local, la delegación de Gobierno o el órgano competente de la Comunidad. El otorgamiento de esta cédula significa que se dan por válidos los metros de la vivienda, sus estancias y sus condiciones de salubridad, principalmente.

La tramitación de la cédula de habitabilidad depende de la normativa propia de la Comunidad Autónoma en la que se encuentre la vivienda; su expedición debe ajustarse además de al Código Técnico de la Edificación y al Plan General de Ordenación Urbana municipal.

 

Tipos de cédula de habitabilidad

Para la primera ocupación

No se otorga cédula, con este nombre, sino una Licencia de Primera Ocupación dada por el Ayuntamiento para las viviendas de nueva construcción.

Cédulas de habitabilidad de primera ocupación de reforma o rehabilitación

Se otorga para las viviendas reformas o rehabilitados con una señalada modificación de la planta, sin tocar los elementos estructurales, se entiende, por descontado.

Cédulas de habitabilidad de segunda ocupación o preexistentes

Se solicitan cuando se desea alquilar o vender la vivienda y no se da ninguno de los dos casos anteriores.

 

En Castilla y León

En la Comunidad Autónoma de Castilla y León se ha suprimido la cédula de habitabilidad desde el año 2000, razonando que es una duplicación de control por parte de la Administración Pública, desde el momento en el que el edificio o vivienda deben contar con la Licencia de Primera Ocupación del Ayuntamiento, mediante la que se acredita su habitabilidad.

«Todos los proyectos de construcción, rehabilitación, ampliación o reforma de viviendas que se presenten en los Ayuntamientos para solicitar la licencia urbanística municipal de obra, uso u ocupación, incluirán en su memoria la justificación, realizada por el facultativo redactor del mismo y bajo su responsabilidad, del cumplimiento de las condiciones mínimas de habitabilidad establecidas en la normativa vigente», dice el Decreto 147/2000, de 29 de junio, publicado en el número 127 del Boletín de la Comunidad, de 3 de julio de 2000.

Esta cédula de habitabilidad también está suprimida en AndalucíaAragónCastilla-La ManchaExtremaduraGaliciaMadrid y País Vasco.

Las Comunidades Autónomas donde la cédula de habitabilidad está vigente son AsturiasCantabriaCataluñaCeutaComunidad ValencianaIslas BalearesIslas CanariasLa RiojaMelillaMurcia y Navarra.

 

Certificado de eficiencia energética

Es otro documento necesario para ofrecer una vivienda en venta o en alquiler. Su obligatoriedad está vigente por el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, que aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios.

«Mediante este real decreto se transpone parcialmente la Directiva 2010/31/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de mayo de 2010, en lo relativo a la certificación de eficiencia energética de edificios, refundiendo el Real Decreto 47/2007, de 19 de enero, con la incorporación del Procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de edificios existentes, teniendo en consideración además la experiencia de su aplicación en los últimos cinco años».

 

Minipisos y pisos colmena

En los primeros días de septiembre los medios de comunicación han publicado noticias sobre el alquiler como viviendas de habitáculos que no se han llamado así, «viviendas», sino «minipisos» y también «pisos colmena». Cuando estos «pisos» se describen palabras reales, se emplean términos como «zulos», lo cual orienta claramente sobre sus características.

Sin tardanza, el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE) declaró oficialmente desde su sitio web que los minipisos o casas colmena no son viviendas, es decir, lugares de residencia, pues su uso solo podría darse ocasionalmente, dadas sus reducidas dimensiones.

 

* * *

 

Hace unos días, un colega de otra empresa inmobiliaria decía que los inquilinables se cansan viendo «pisos Cuéntame» y en el momento que ven uno de Ikea, se quedan con él, ¡no dura nada ese piso anunciado!

Esta es una pista importante para el propietario de una vivienda en alquiler con el que ha comenzado este artículo: el interior cuidado de una vivienda aumenta y acelera las posibilidades de encontrar un ocupante. En este aspecto, el mobiliario es un factor de importancia, incluso decisivo, por sí mismo y por la situación del mercado a la que hacía referencia nuestro colega.

Ocurre que, con la intención de agotar la vida útil de los muebles, cuando estos se retiran de la vivienda habitual, suelen destinarse a la vivienda en alquiler. Otras dos razones para esta actuación son la consideración de gasto y no de inversión el amueblamiento de la vivienda en alquiler y también la valoración de que una persona de paso en una vivienda puede también pasar por alto algunas de sus características relacionadas con un menor confort y estética. De esto nos ocuparemos en un artículo próximo. ¡Gracias por visitarnos!